MAS ANATOMIA : MORE ANATOMY

Encontré la versión digital del CTO de Anatomía, dale una revisada o descargala ….

Fumar durante diez años envejece la piel dos años y medio

El tabaco es uno de los factores que más contribuye al envejecimiento cutáneo, tanto es así, que fumar durante diez años seguidos acelera hasta dos años y medio el desgaste de la piel, según asegura el dermatólogo y miembro de la Academia Española de Dermatología (AEDV), Agustín Viera Ramírez.

En una entrevista a Europa Press, el especialista explica que fumar es uno de los hábitos “más nocivos” para la salud de la piel y que contribuye de forma más notable a su envejecimiento prematuro. “El tabaco, junto a otros condicionantes como la incidencia solar, la alimentación o los procesos crónicos, determinan el estado cutáneo de las personas”, subraya.

No obstante, Viera recuerda que el envejecimiento es un proceso individual que “varía mucho en función de cada persona, de sus características físicas y genéticas, así como de su rutina y modos de vida”. “La raza, el sexo, los genes y los hábitos, saludables o no, marcan el proceso cutáneo de cada persona y determinan el aspecto de su piel”, añade.

En este sentido, afirma que la raza ‘caucásica’ (la raza blanca europea) es la que se arruga “más pronto y con más intensidad”. Por contra, explica, “los hispanos, los africanos y los afroamericanos tienen una piel mucho más resistentes al paso de los años, menos tendentes al descolgamiento y la flacidez”.

“Un caso curioso es el de los asiáticos, cuya piel envejece de forma distinta al resto del mundo pues, en su caso, la edad se les manifiesta con la aparición de manchas en lugar de arrugas”, señala el experto, que cuenta que, independientemente de la raza, en todos los casos se produce una “diferenciación cutánea por sexo”.

LOS HOMBRES TIENEN UNA “PIEL MEJOR”

Así, asegura que los hombres son los más afortunados en este aspecto, porque tienen una piel más resistente a los estragos que genera la edad. Según cuenta, la masculina es más rica en colágeno, más elástica y más firme. Además, es un 24 por ciento más espesa que la femenina, con menos arrugas y un sistema piloso más desarrollado y un PH más ácido.

“Ellos tienen una piel más gruesa, con entre 3.000 y 6.000 pelos que cubren su rostro, por lo que envejecen mas tarde, aunque cuando les salen las arrugas son más profundas. Por su parte, las mujeres envejecen antes y son además más tendentes a la flacidez”, destaca.

Según detalla Viera, la piel envejece de forma “tridimensional”, siguiendo un proceso que pasa por el plano externo de la dermis (superficial), el dérmico (medio) y el subdérmico (profundo). “A cada edad el envejecimiento de la piel atraviesa un plano distinto que demanda unas soluciones adecuadas a ese momento”, dice.

“A partir de los 30 años, cuenta, comienzan a aparecer las ‘arrugas dinámicas’, que son las que se producen por la gesticulación de la cara (comisuras de la boca, patas de gallo, señales en la frente)”. Si estos primeros signos se tratan a tiempo, pueden paralizarse y evitar que se conviertan en arrugas fijas, según este especialista.

En su opinión, el ‘peeling dermatológico’ o el ‘botox’ son dos tratamientos que pueden frenar este proceso y lograr un aspecto “muy natural” que, llevándose a cabo por las manos adecuadas, “no presentan ningún peligro para la piel ni para la salud general de los pacientes”.

EL BOTOX, “UNA BUENA OPCIÓN”

En lo que respecta a las cremas antiedad, el doctor se muestra “escéptico” pues, aunque reconoce que hay ciertos componentes cuya eficacia en el tratamiento de las arrugas ha sido contrastada por múltiples estudios científicos (como el ácido retinoico, la hidroquinona o los protectores solares), advierte de que “en general no sirven para combatir el paso de la edad”.

“La sociedad ha ido evolucionando y demandando nuevas técnicas que resulten verdaderamente efectivas y en ello estamos ahora, investigando cómo podemos luchar contra los factores internos y externos que causan el envejecimiento”, concluye.

PSORIASIS

HAZ CLICK EN LA SEGUNDA FLECHA PARA ESCUCHAR EL TEMA

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel  que se presenta con escamas plateadas sobre placas de color rojo brillante con predilección por  las rodillas, codos y el cuero cabelludo. Se produce por un crecimiento anormal de las células de la epidermis.

Causa y factores de riesgo

La psoriasis es de causa desconocida, aunque parece ser una enfermedad hereditaria, y estar relacionada con la respuesta inmune y la inflamación.

La psoriasis tiene varias modalidades, la más frecuente es de placas. La eruptiva (goteada) consiste de enumerables lesiones de 3 a 10 mm de diámetro, se presenta de modo ocasional en periodos de estrés o después de faringitis estreptocócica. La psoriasis no es contagiosa y  se controla  mediante un tratamiento y  seguimiento adecuado.

La psoriasis se puede agravar por cualquier lesión o irritación de la piel. Puede ser muy severa en pacientes  inmunodeprimidos o portadores de enfermedades autoinmunes (como la artritis reumatoide). Otros factores  que pueden agravarla son:  Medicaciones, Infecciones bacterianas o víricas, consumo excesivo de alcohol, obesidad,  estrés, climas fríos, rascado o fricción frecuentes de la piel.

Leer más sobre Psoriasis: Lectura 1, Lectura 2, Lectura 3, Lectura 4, Lectura 5 , Lectura 6, Lectura7.