PSEUDOARTROSIS

Nos envia una gran amiga Diana desde honduras unas diapositivas sobre PSEUDOARTROSIS, para sus clases de traumatologia. Gracias Diana y éxitos, sigueme enviando tus diapos a mi email.

Diseñan clavos y tornillos biodegradables para tratar fracturas

HAZ CLICK EN LA SEGUNDA FLECHA PARA ESCUCHAR EL ARTICULO

Las fracturas de los huesos requieren cuidados especiales para sanar correctamente. Ahora un equipo de investigadores suizos está investigando el uso del vidrio metálico, un material biodegradable que puede podría disolverse en el cuerpo tras cumplir su función reparadora.
 
Muchas fracturas requieren que el traumatólogo coloque y fije tornillos, clavos o placas para mantener al hueso fijo mientras se cura. Estos implantes se construyen con acero inoxidable o titanio, y su aplicación implica dos cirugías: una para ponerlos y otra para quitarlos.
La noticia es que el nuevo material que se está desarrollando podría reducir este procedimiento a la mitad, es decir que sólo se necesitaría una operación.
LA IDEA
Lograr esa proeza no es fácil. El material biodegradable debe posibilitar la fabricación de clavos o placas fuertes, rígidas y durables, y –además- deben “disolverse” con el tiempo, sin causar daños al organismo.
Frente a este desafío, los científicos están testeando un material que creen que funcionará.
LA NUEVA ALEACIÓN
Las investigaciones se centraban en las aleaciones fabricadas a partir del magnesio, pero el problema de este compuesto es que, al disolverse, produce hidrógeno y éste átomo “liberado” es dañino para el cuerpo.
Además, alrededor del magnesio se forman burbujas de gas que afectan la curación y aumentan las posibilidades de desarrollar una infección.
Frente a estos resultados, los científicos de ETH Zurich desarrollaron una nueva aleación en la forma de vidrio metálico que combina al magnesio con átomos de zinc y calcio. Y encontraron que este material es completamente biocompatible y se degrada de una manera que es no afecta al metabolismo humano.
La clave para fabricar este producto se encuentra en el rápido enfriamiento del material líquido, que permite agregar mucho más zinc que el que generalmente se puede usar en las aleaciones convencionales de magnesio.
El nuevo vidrio metálico que desarrollaron cuenta con un 35% de zinc, 5% de calcio y el resto consiste en magnesio.
Los primeros estudios con animales no mostraron la formación de burbujas de hidrógeno, por lo que los investigadores se esperanzan con el uso de este material reparador.